¿ Quiénes son los niños psíquicos?

¿ Quiénes son los niños psíquicos?

Spread the love

La percepción extrasensorial es algo que todo ser humano posee desarrollado en mayor o menor medida, se ha escrito mucho sobre el tema, abundan las entrevistas e informes de personas con un grado de PES (siglas que utilizaré en el resto del texto) alto, las cuales logran adelantarse a sucesos o percibir presencias fuera del alcance del ojo humano. Lo que muchos se preguntan es ¿A qué edad se manifiesta la Pes? ¿Es una facultad privativa del adulto? Para estas preguntas mi respuesta se verá reflejada en este artículo en el cual hablaré de los niños psíquicos.

Se conocen muchos casos de niños que pueden predecir situaciones o hablar de temas de los cuales jamás escucharon ni una palabra; niños que pueden ver seres como ángeles o espíritus protectores, niños que pueden saber del estado de ánimo de alguien a quien ven por vez primera, etc. ¿A qué se debe que esta facultad se exprese con tanta fuerza en los niños? Me permito afirmar que, por un lado, la sensibilidad tan pura de un niño suele expresarse de esta forma. Por otra parte quiero detenerme brevemente a contar sobre la raza índigo, este término se utiliza para referir a un grupo de seres especiales, con un gran adelanto espiritual que eligen reencarnar en este planeta con el objetivo de sanar la humanidad y ayudarla en su evolución. Esta generación de niños índigo comenzó a encarnar en la tierra pocos años después del fin de la segunda guerra mundial, para ser preciso a partir de los años 50 (sobre este tema escribiré con mayor detalle en una futura oportunidad). El nombre índigo se refiere al color, pues es precisamente este el color del alma de estos seres maestros. Retomando el tema del desarrollo PES en los niños quiero decir que muchas veces cuando un nene nos habla de un amigo invisible, o de lo que le pasa a su mascota, o de la presencia de un ángel, sería sensato tomar sus palabras con seriedad, ya que no se trata de un simple juego o invento.

En relación con esto quiero relatar la historia del sobrino de alguien cercano a mi entorno. Se trata de un niño (cuando lo era hace poco más de diez años) que hablaba de su amigo invisible al que llamaba Zetan y contaba que este provenía de otro planeta. El sobrino de mi amigo siempre pedía a su tío dos alfajores cuando iban al quiosco (no hace falta mucha deducción para descifrar para quien sería el segundo alfajor); a este niño se lo veía jugar en el jardín y hablar todo el tiempo con su amigo de otro planeta al que solo él podía ver, y esto era inquietante para mi amigo (tío del niño les recuerdo) debido a que entre lo que él decía había pausas como si alguien respondiera o preguntara, y esta forma de intercomunicación se expresaba de una forma que un niño no maneja en la comunicación a esa edad. Una tarde este niño contó que también había llegado a su vida la hermana de su amigo imaginario. Pero para no extender el relato les contaré que el sobrino de mi amigo finalizo la relación con la pareja de hermanos “imaginarios” un día jugando en el parque cuando se lastimo de una forma inexplicable, según él Zetan lo empujo y él decidió echarlos. El sobrino de mi amigo hablaba sobre la naturaleza, lo que las flores y los árboles decían y sobre los seres que en ella habitan a los que él podía ver y con quienes hablaba.

Los niños muchas veces acceden a información que para los adultos es inaccesible, información que está fuera del alcance del ojo humano. En la infancia el grado de pureza natural de la inocencia hace que todo esté presente sin un velo que lo oculte, ese velo se teje cuando el ser humano va creciendo y tomando malos hábitos que se generan en este mundo. Por muchas razones, y lo expresado en este texto es una de ellas, es importante dar crédito a las palabras de los niños.

Si te ha gustado el artículo compártelo, compartir es agradecer y siempre hay alguien que le puede interesar.

By Patricio Lewertow

Profesor de Lengua y Literatura, escritor y redactor freelance. Investigador y amante de temas esotéricos. Habla conmigo palew79@gmail.com

Deja un comentario

Compartir